A pesar de quedar mudo a los 5 meses de edad como consecuencia de una meningitis, Gonzalo Giles supo sobreponerse ante la adversidad. Los especialistas pronosticaron que iba a depender de terceros para comunicarse y llevar adelante su vida, pero eso no lo detuvo y pudo cumplir sus sueños. Hoy, 24 años después, se convirtió en la primera persona muda en conducir un programa de radio en Argentina.

Leé también: Caso Renzo: el cuerpo ya presentaba lesiones previas al día de su asesinato

Hace apenas unos días, Giles fue entrevistado por el medio Todo Noticias, donde contó su lucha y superación constante. Él es periodista, escritor y estudia actualmente educación especial. Nació en el partido de Dolores, le fascina la Fórmula 1 y es hincha del Club Tigre. Para Gonzalo es primordial visibilizar a las personas que tienen una capacidad diferente: “La vida me había puesto a hacer radio para inspirar y tenía que prepararme para eso”, afirmó.

Giles pudo superar la dura enfermedad que le tocó padecer a su corta edad, pero las secuelas fueron abrumadoras y los médicos aseguraron que no iba a poder “valerse por sí mismo”. A pesar de eso, el periodista se destaca por darle una vuelta de rosca a los problemas: “no puedo hablar, pero me comunicó a través de una aplicación en mi celular”, explicó.

“Todo el jardín fui el líder, elegido mejor compañero siempre, pero a medida que fui creciendo empezó a aparecer la discriminación”, contó sobre su infancia. Con el paso de los años, todo se tornó más difícil en la escuela: “Hice una travesura, me expulsaron del colegio, entré en depresión y quise suicidarme. Hasta que un día, con terapia, amigos y una familia hermosa atrás, pude dar vuelta el partido a mi favor”, expresó.

HACER RADIO SIENDO MUDO

Para 2015, Gonzalo ya era periodista y parte de una ONG, pero su vida aún no había dado el cambio radical que vendría después. Un día de ese año, el presidente de la organización decidió comenzar a hacer contenido en una radio online. “Me sentí bastante incómodo, ¿qué iba a hacer en una radio?, ¡era mudo!, pero seguí la corriente porque no iba a ser el cortamambo”, afirmó.

“En ese momento nos preguntó qué queríamos hacer en la radio y nadie respondió. Sin embargo, el presidente fue asignando roles uno a uno y al llegar a mí se hizo un silencio. Yo creo que nadie se acordó hasta el momento que había un mudo en el grupo”, contó. “Para cortar el momento incómodo dije ‘yo paso música’, y el presidente me dijo: ‘y si no hablás, mucho más no podés hacer’. Eso me molestó un poco”, se sinceró.

Leé también: Cómo gestionar la tecnología con nuestros hijos sin morir en el intento

Foto de Gonzalo Giles

Casi sin titubeos, Gonzalo buscó la forma de dejar atrás ese menosprecio que recibió por parte del presidente de la ONG y le dio una nueva “vuelta de rosca” a las dificultades que se le presentaban. Hasta que lo encontró: el celular. “Con eso podía hacer radio”, pensó por dentro. Rápidamente intentó ponerse en contacto con sus compañeros de la organización “pero no me dieron mucha bola, e igual la radio quedó en la nada”. Eso tampoco lo detuvo: “Ahora era yo el que quería hacer radio”, explicó.

Desde allí, aprendió a editar, comenzó a comunicarse a través de una aplicación del telefono y armó un programa de muestra para presentar en una radio de su ciudad natal: “En ese momento imaginar algo que no se había hecho era una locura. Le mostré el programa al dueño y me dijo que sí, que me iba a hacer un espacio los domingos al mediodía, para algo que iba a ser un experimento”.

”Fue un antes y un después. Pase de ser el que buscaba inspiración al que inspiraba”, le dijo a TN. En ese momento supo que su vida había cambiado para siempre. Entre sus premios como conductor, Giles ganó un Faro de Oro, premio de radio que es entregado en Mar del Plata, y el premio Caduceo, entregado a medios de comunicación organizado por el Colegio de Ciencias Económicas de La Plata.

En 2016, también escribió su primer libro, “Sangre, locura y amor”; en 2019 realizó su primera autobiografía, “Totalmente Gonzalo”. Y mientras sigue realizando su programa de radio, está por lanzar otros dos libros en los años siguientes: “La vida me había puesto a hacer radio para inspirar, bueno, tenía que prepararme para eso. Y tras ello surgieron un montón de aventuras”.

Pero uno de sus mayores logros sucedió en el 2019. Por aquel entonces preparaba una entrevista a un nene que padece cuadriplejía espástica a causa de un disparo, y al que el periodista pudo inspirar. “Ese mismo año, el chico se encontró con un spot mío (que Gonzalo realizó con National Geographic), me empezó a seguir y ahora habla a través de una aplicación, como yo”, contó Gonza con gran orgullo. “El objetivo de todo esto es inspirar”.

 

 

Además:

¿Qué deberán tener las recetas digitales para ser válidas?