La salud del Papa Francisco preocupó a todos este miércoles por la noche: ingresó al Hospital Policlínico Gemelli (en Roma) debido a una infección respiratoria y un fuerte dolor en el pecho. Los médicos pidieron que permanezca al menos dos días en la clínica para controlar la situación y desestimaron la teoría de que esté con coronavirus. En consecuencia, el sumo pontífice debió cancelar los actos previstos en su agenda y reprogramarlos para la semana próxima, fecha en la que se estima estará mejor.

Leé también: Los códigos que utilizan los jóvenes para hablar: sus significados

El parte médico dejó tranquila a la comunidad, dado que desestimaron cualquier problema mayor y describieron el cuadro: El Papa «sufre una infección respiratoria que requerirá unos días de tratamiento médico hospitalario adecuado».

«En los últimos días, el papa Francisco se había visto aquejado de algunas dificultades respiratorias y esta tarde acudió al Policlínico A. Gemelli para realizarse unos controles médicos», comunicó la oficina de prensa del Vaticano horas después de ser hospitalizado en la tarde del miércoles.

Leé también: El Kun Agüero sufrió una arritmia en vivo durante un stream con Ibai

También, en las últimas horas el propio Francisco agradeció en sus redes sociales los mensajes de aliento que ha recibido: «Estoy conmovido por los numerosos mensajes que he recibido en estas horas; doy las gracias a todos por su cercanía y su oración», expresó.

Ahora, esta mañana de jueves el panorama parece ser más favorable. Según indicaron desde el Vaticano «el Papa pasó una buena noche, durmió bien, se despertó de muy buen humor, le ha bajado la fiebre y respira bien». Los próximos días serán claves para que la salud de Francisco evolucione y vuelva a su rutina normal.

 

SEGUÍ LEYENDO:

 

¿Qué alfajor prohibió ANMAT y por qué?

 

Mendoza: la Legislatura aprobó un proyecto para que los mapuches no sean considerados pueblo originario argentino