El neuquino Matías Rosales viajó a Oruro, Bolivia,  junto a su novia y su aventura por Latinoamérica tuvo un trágico final, tras ser apuñalado por un colombiano que lo quiso asaltar.

Luego de charlar un largo rato con esa persona, Matías decidió ir a comprar a un almacén con él. Pero rápidamente regresó al hotel donde se hospedaba y su novia lo encontró desangrándose con una herida en el pecho. La ambulancia tardó en llegar y nadie quería ayudarlos. Finalmente lo trasladaron los bomberos y en la puerta del hospital público de Oruro se negaron a brindarle atención médico.

 

Leé también: Ordenaron reabrir las causas de Hotesur y el pacto con Irán contra Cristina Kirchner

 

El joven argentino falleció, mientras que su asesino sigue en libertad y los efectivos policiales no dan con rastros certeros.

En dialogo con su mamá Andrea Carina, quien viajó a Bolivia para traer el cuerpo de su hijo e intentar buscar justicia, contó a #BORDER que se reunió con Cancillería y los están ayudando en este momento con las diligencias, el acta de defunción y demás trámites a realizar.

La familia está agradecida con el cónsul argentino en Bolivia, ya que cooperaron brindándoles un hospedaje para que pudieran pasar estos días. En cuanto al cuerpo, hasta mañana tienen tiempo de decidir si trasladarlo nuevamente al país o cremarlo allí en Bolivia.

Andrea cuenta con respecto a la investigación que no se avanzó porque la fiscal aún no contactó a la novia de Matías para poder realizar un identikit de quien sería el asesino. Además, se cree que el hombre habría escapado del país hacia Chile.

Su familia declara que hoy se reunirán con la defensoría del pueblo y ansían tener más novedades.

Andrea cuenta que está muy nerviosa y enojada por el sistema judicial que no avanza: «A mi hijo no le brindaron atención, no le brindaron los primeros auxilios, ni un teléfono a su novia para comunicarse. Lo atendieron despectivamente».

 

Leé también: El tenso momento que vivió Patricia Bullrich en el Chaco al visitar el barrio Emerenciano Sena

 

En estos días , los familiares tuvieron una reunión con el director del hospital donde falleció Matías en la puerta y continuaron insistiendo en que no tuvieron la responsabilidad porque quien lo traslado no tenía que ver con su hospital, argumentan.

Los que lo trasladaron tampoco se hacen cargo, ya que afirman que Matías ya estaba muerto. Mientras tanto, Andrea sostiene que su hijo tenía signos vitales cuando llegó al hospital, ya que lo confirmó una estudiante de enfermería que estaba en el lugar.

La mamá revela que hay una cámara de seguridad que grabó al presunto asesino pero que no lo enfoca bien y no se puede distinguir el rostro, ya que también se encontraba tapado: «La investigación es escasa, el hombre tuvo todo el día para escaparse» dice Andrea, y añade que la autopsia dio como resultado un shock hipovolémico, es decir, que Matías Rosales falleció por causa de la perdida de sangre.

 

 

 

SEGUÍ LEYENDO:

 

Luis Brandoni criticó a Ricardo Darín: «¿Cómo hiciste esa canallada?»

 

Encuesta: Milei y Massa crecen, Bullrich retrocede.

 

Murió Juan Chediack: ¿Quién era el empresario involucrado en la causa Cuadernos?