Chiche Duhalde: «La de Cristina es una vida triste»

Duhalde
Créditos: Duhalde
Por: #BorderPeriodismo

Hilda Beatriz González de Duhalde, más conocida como “Chiche» Duhalde, exsenadora, ex primera dama de Argentina y ahora precandidata a diputada de la Nación por el espacio de Juan Schiaretti, participó de una nueva #BorderSessions con María Julia Oliván.

En este capítulo, Chiche habló de la crisis política que vive el país, aseguró que a Máximo Kirchner “no se le animan” en Buenos Aires y adelantó que Cristina va a terminar con tobillera en su casa.

Una Chiche Duhalde auténtica cuenta detalles nunca revelados de su vida, en la 29° BorderSessions.

 

Leé también: Larreta vs. Bullrich: cómo serán los últimos días de la interna antes de las PASO

 

 

-¿Cómo ves la actualidad del peronismo?
-Se hizo una melange entre el peronismo y el kirchnerismo. Tal es así que cuando los medios hablan del peronismo hablan del kirchnerismo. Entonces las generaciones más jóvenes confunden.

El peronismo en el que yo creo, es el del ascenso social, en el que el hijo del trabajador llegaba a la universidad, el peronismo de la salud de excelencia, de la educación de excelencia.
El kirchnerismo es todo lo contrario. Ellos, cuando llegaron tuvieron la habilidad de armar un relato, se adueñaron de los derechos humanos, como de otros simbolismos del peronismo. Pero bueno, cuando asumió Néstor Kirchner se convirtió en poco tiempo en un hombre con una imagen positiva elevada. La gente compró el relato que crearon.

Ellos nunca trabajaron en los derechos humanos. Ellos estaban más cerca de los militares que otra cosa. Pasa que acá había un desconocimiento del matrimonio Kirchner. Ella era una diputada reconocida, siempre la invitaban a los medios, tenía buen discurso, pero lentamente se fue corriendo el telón y se fue descubriendo quienes eran los Kirchner.

-¿Crees que el kirchnerismo está en su ocaso?

-Creo que sí. Esta vez el dedo de Cristina no le ha servido para imponer a un candidato propio y tuvo que aceptar a Sergio Massa.

-¿Crees que es por el armado de Alberto Fernández, que él lo impuso?

-No. Creo que los candidatos de Cristina no median, y ha tenido que aceptar el candidato que le impusieron. Se tuvo que quedar con Sergio Massa. Ahora el problema lo tiene él que está entrampado en una situación económica grave y con un archivo que lo condena. De cualquier manera creo que Cambiemos tampoco la tiene fácil. En la oposición no hay líderes y eso hace que se peleen mucho, y eso les resta.

  Jubilación de privilegio a Cristina: solicitaron su anulación a la ANSES

-Juntos por el Cambio no puede salir de la pelea, por ejemplo ahora el apoyo de María Eugenia Vidal a Horacio Rodríguez Larreta, ¿Te sorprendió su declaración?

-Sí, porque siguen fogoneando la grieta. Veo a Larreta y Bullrich muy enemistados. Esto me preocupa. Hay mucha fragilidad dirigencial. Va a ser difícil salir de esta situación, gane quien gane.

-¿Qué pensas de la gestión de Axel Kicillof como gobernador de la provincia de Buenos Aires?

-He tenido dos encuentros con él al principio de la gestión. En persona es amable, me lleve buena impresión. Pero siempre digo que no se puede amar lo que no se conoce y considero que hace muchos años la provincia está siendo gobernada por gente que no la conoce. Esto no es de ahora. Los que gobiernan Buenos Aires no conocen las diferencias de vivir en Martínez o Bahía Blanca.

Además, gobernar es fijar prioridades. En la provincia, la inseguridad es el problema más grave, pero paralelamente está el tema de la educación que es decadente. No hay clases por causas que no son importantes. Los gremios están preocupados por el sueldo docente, y siempre el argumento es pensemos en el docente, pero también pensemos en el chico. Los gremios tendrían que pensar en todo el sistema educativo. No todo se reduce al salario.
La salud también está mal. Se están yendo los médicos de los hospitales públicos. Gobernar es cómo manejar la casa. Siempre pensás primero en la salud, la seguridad, y la educación. Gobernar es lo mismo.

-¿Cómo ves a Martín Insaurralde?
-Creo que se está yendo. Va ahora como candidato a primer concejal para acompañar, pero creo que se va de la política. Esto pasa con muchos intendentes que dejaron de ser políticos para ser empresarios. Se van asociando a las empresas que sirven al estado municipal. O las compran.

-¿Te gustaría aspirar a ser intendenta de Lomas de Zamora?
-Mira, por la edad que tengo no puedo aspirar más que a ser una buena diputada. A aportar al congreso mi experiencia desde la gestión y el conocimiento. Nací en el 46, estoy bárbara pero tengo la edad que tengo. No puedo plantearme ocupar un cargo ejecutivo porque es un desgaste infernal.

  Fernández: "Seguramente hemos cometido muchos errores"

 

Leé también:  El gobierno planea gastar más de $2.600 millones en campañas y eventos presidenciales

 

-Nunca se quisieron ir de Lomas de Zamora, es una zona insegura ¿Por qué nunca se mudaron?-Vivimos en la cuadra donde nació Eduardo (Duhalde), donde pasamos toda la vida. Ahí formamos nuestra vida. Además, Duhalde por haber sido presidente tiene seguridad de por vida.

-¿Cómo ves La Matanza, y la gestión de Verónica Magario?

-La Matanza está mal, y ella como vicegobernadora no se ha ocupado mucho. Hubiera podido hacer mucho. Pero no. Ahora Magario va a tener que dirimir su cargo con la gente de movimientos sociales. Este es otro problema, cómo puede ser que los movimientos sociales tengan cargos ejecutivos. Nunca se ha visto. ¿Cómo lo han permitido?

Permitir eso es nocivo para la política. ¿Cómo vas a permitir que un movimiento social sea juez y parte, maneje dinero del estado?
Ellos les dieron poder a los movimientos sociales: en un lugar fue Emerenciano, en otro fue Milagro Sala, en otro lugar fue el Movimiento Evita. Así le quitaron poder a la institución, a los gobernadores y se lo dieron a estos movimientos. Esto tiene que tener un castigo real. No hay control de nada. Esto tiene que tener un castigo.

-¿Quién fue el mejor presidente que tuvimos?
-Alfonsín. Me pareció que tuvo unos huevos impresionantes para hacer frente a todo lo que le hicieron. Él creo que fue el mejor desde el retorno a la democracia.

-¿Cómo lo ves a Máximo Kirchner?
-Es increíble lo de Máximo. Un chico que de la nada, hereditariamente, por tener una madre y un padre presidente se apodera del partido justicialista de la provincia de Buenos Aires y como ovejas los que están a su alrededor no dicen nada.

-¿Cómo crees que va a ser el futuro de Cristina?
-Va a depender de quien gane. Yo no sé quién gana. La Justicia nuestra esta vapuleada. Sus causas van para largo, a lo sumo le tocara quedarse en su casa con tobillera. A la cárcel no va a ir por la edad que tiene. Pero más allá de eso, qué vida triste porque la mujer construyó poder, pero no la considero inteligente, como dicen. No tiene inteligencia emocional, que es muy importante. Eso se logra cuando tenés una familia unida, amigos que te quieren. Ella que es hija de colectivero, algo de lo que renegó siempre. Ella hubiera querido ser aceptada por los sectores más encumbrados, pero no pasó. ¿Por qué crees que anda con cosas de Louis Vuitton? Aspira a eso, eso le debe generar bronca interna. Resentimiento. Esto muestra que no es inteligente.

  Milei echó al secretario de Trabajo por el escándalo del aumento de salarios

Cuando tenés que gritar para que te obedezcan, cuando no podes acordar desde la negociación o el afecto, no sos inteligente. La inteligencia es otra cosa. Vos con el poder mandas, no sos líder. Prefiero que me quieran y no que me teman.

-¿Cómo la ves a Malena Galmarini como política?

-No me gusta, me hace acordar a su mama. Es igual. Son de pelear. No me parece que la compañera de un hombre que intenta llegar a la presidencia tenga ese nivel de soberbia. No me gusta ella.

-¿Y qué pensás de Sergio Massa?
-Lo conocí cuando Eduardo era presidente, él estaba a cargo de la ANSES. Después sólo lo vi en los medios y lo que puedo decir es que no resiste un archivo. Tiene muchas contradicciones.

-¿Se llevan bien con Duhalde?
-Sí, hace 52 años que estamos juntos. Dormimos juntos. A la noche cenamos juntos, vemos series. Si el control lo tiene él me banco el futbol. Me quedo y lo acompaño porque él me banca si me engancho con alguna película. Nos gusta compartir.

-¿Hay romanticismo aún?
-Si. Él se tatuó el año pasado en un lado el nombre de los hijos y los nietos, y en el otro el mío. A los 81 años se tatuó Chiche en el brazo.
Hace 7 años llamó a unos grafiteros e hizo poner Chiche en una pared del patio. Así es él. Ahora yo me voy a tatuar en la muñeca, porque él se lo merece.

 

 

 

SEGUÍ LEYENDO:

 

Caviar en la cumbre de policías: afirman que gastaron $19 millones pero licitaron por $121 millones

 

Un custodio exitoso: el seguridad de Cristina aumentó su patrimonio casi 500% en tres años

 

Gabriela Cerruti: “No es cierto que seis de cada diez niños tengan hambre”

Suscribite a nuestro newsletter
* Recibirás emails de cada publicación semanal
Notas relacionadas
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Con tu suscripción al Newsletter de Border Periodismo recibirás emails de cada publicación semanal.
* Recibirás emails de cada publicación semanal