La intoxicada relación de Pity Álvarez con las armas

Por: Mauro Fulco @maurofulco

El derrotero del cantante de Viejas Locas que lo llevó a estar prófugo por homicidio. La amenaza armada a un fan por la que fue preso. La vez que le mostró un revólver a un periodista. La vez que tuvo que descargarla para sacarse fotos. El tiro a su exmánager. Y la vez que lo detuvieron con un arma limada. Drogas, rocanrol y balas.

 

Los testigos son tres vecinos: unos dicen que el homicidio se originó porque el asesino le exigió droga a la víctima; otro asegura que estaban peleando. Todos coinciden que quien disparó es Cristian Gabriel Álvarez Congiu, cantante de Intoxicados y ex Viejas Locas: El Pity.
Amo y señor del Barrio Samoré, en Villa Lugano, el músico se encontraba prófugo, al cierre de esta nota. Hay un pedido de captura, órdenes de allanamiento y la posibilidad concreta de ir preso por homicidio agravado por uso de arma de fuego. (Nota: en la madrugada del 13 de junio se entregó y confesó haber sido el autor de los disparos). Es decir, pasar en la cárcel entre 10 y 25 años.

Al rastrillar el lugar, un policía encontró una pistola calibre 6.35mm con 5 vainas servidas dentro de una alcantarilla. En el lugar, el cadáver de Cristian Díaz tenía tres balazos en la cara y uno en el tórax. Los vecinos del barrio describieron un sinnúmero de situaciones del rockero armado, disparando al aire en las fiestas o por cualquier razón.

El arma presumiblemente homicida fue peritada, no estaba registrada y no tiene la numeración limada. Esto significa que, una vez que se conozca el número de serie, se puede trazar su recorrido: a nombre de quién estaba inscripta en la Anmac (ex Renar), si estaba con pedido de secuestro (por extravío o robo), si fue adquirida en el circuito ilegal o si se la prestaron.

  Con Peña y Durán Barba, el Gobierno juntará a todos sus candidatos en otro retiro de campaña 
El arma que habría descartado Pity en una alcantarilla.
El arma que habría descartado Pity en una alcantarilla.

Pero no es la primera vez que el cantante, quien estuvo internado por su adicción a las drogas más de una vez y quien se ha jactado en público y ante la prensa por su consumo, tiene vinculación problemática con las armas: estuvo preso entre septiembre de 2010 y marzo de 2011.

En rigor, su prisión la cumplió en una clínica psiquiátrica de la localidad de Banfield. Luego fue declarado inimputable por el Tribunal Oral 20 y liberado pero obligado a continuar su tratamiento, aunque sin demasiado éxito. Este fallo fue finalmente revertido por la Cámara Federal de Casación Penal, que anuló la declaración de inimputabilidad y su absolución.

Hace diez años, Pity Álvarez brindó una (otra) de sus antológicas entrevistas, en la que anunciaba su necesidad de portar armas. Fue en 2008 para la revista Rolling Stone. El título -colorido entonces, doloroso hoy- resuena: “Yo ando armado porque los demás andan armados”. La imagen que acompaña la nota -y que encabeza este texto- la tomó el fotógrafo Fernando Gutiérrez, hoy jefe de fotografía del diario La Nación: Pity empuña un revólver y apunta a la cámara. Cuenta la leyenda que la historia de esa foto que ahora fue publicada tenía ribetes incomprobables. Pero lo que #BORDER pudo confirmar es que el arma no era una réplica: era real y Pity debió descargarla -sacarle las balas- para hacer la foto.

Dos años más tarde, el 4 de julio de 2010, uno de sus primeros conflictos públicos. Una fan se acercó hasta el auto a pedirle una foto y el músico reaccionó de la peor manera: le manoteó el celular a la joven, lo destrozó y luego amenazó a la madre de la chica con un arma. “Dijo que no tenía problemas en pegarle dos tiros en las piernas, declaró la joven ante las cámaras. Madre e hija hicieron la denuncia y Pity estuvo demorado en la comisaría 48.

  Argentina Sonríe: denuncian faltante de materiales y apuntan contra la nuera de CFK

Apenas dos meses más tarde, el 31 de agosto de ese mismo año, el cantante de por entonces Viejas Locas le disparó en la pierna a su supuesto manager y amigo Alejandro Novara. Los medios lo retrataron como “un confuso episodio”. Fue en el apart hotel Puerto Marinas del barrio de Núñez. En aquella ocasión, la víctima intentó proteger al músico en todo momento: insistió en que se trató de una detonación accidental y en un principio se negó a identificarlo como autor del disparo. Finalmente, Pity fue identificado cuando la policía pidió las cámaras de seguridad del hotel.

Luego de estos incidentes, Álvarez fue invitado a Day Tripper, el programa radial que Juan Di Natale conducía en Rock and Pop. El periodista le consulta por su relación con las armas. La respuesta es sorpresiva: Canté contra las armas y voy a seguir cantando, porque la violencia física es debilidad mental. El que pega primero es el más débil, y el que tira también”. Y va diciendo: “Que quede claro que yo no uso armas”. De fondo se oye un tac, un golpe seco sobre madera.

“Caramba”, exclama un sorprendido Di Natale,  que le observa que acaba de depositar un arma sobre la mesa y le pregunta si se trata de un chiste o qué y el músico, con calma, le responde: “Es una réplica, un chiste. Le sacás una réplica al lado a un tontito y se piensa que es de verdad. Para el periodista, en ese momento, le pareció un arma real.

  Piden que Alberto Fernández no reciba la pensión como ex presidente

El verano de 2012 también encontró a Álvarez con líos de armas de fuego. Fue la mañana del jueves 19 de enero cuando la policía lo encontró deambulando por Escalada y Dellepiane (otra vez en Barrio Samoré, sus dominios) a las 6.10 de la mañana. Como un vecino vio a un hombre que se acomodaba una pistola en la cintura dio aviso a las fuerzas de seguridad. Era Pity, que portaba nada menos que una 45 con la numeración limada. Fue indagado por “portación de arma de uso civil condicionado (guerra)”.

Uno de los perfiles psicológicos que circularon luego de su detención lo describe: “Paciente masculino con antecedentes de policonsumo de sustancias psicoactivas desde los 19 años que incluyen cocaína, marihuana, crack, ketamina y psicotrópicos como benzodiacepinas”.

pity alvarezParte de ese historial fue transmitido en vivo y en directo por las cámaras de tevé. Desde aquella recordada nota con Blog, el programa que conducía Daniel Tognetti, en la que reivindicaba su consumo y comía sopa con moho y hongos pasando por entrevistas con su madre para mostrarla preocupada por la adicción de su hijo hasta hace dos meses nomás, cuando picó pasta base en vivo para el streaming de radio Mega.

Esta vez se trata de algo distinto. O no. Quizás se trate de más de lo mismo: drogas y armas, una dupla que tiene en jaque al Pity Álvarez.

Crédito de foto de portada: Ph Fernando Gutiérrez, para Rolling Stone/La Nación.
Suscribite a nuestro newsletter
* Recibirás emails de cada publicación semanal
Notas relacionadas
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Con tu suscripción al Newsletter de Border Periodismo recibirás emails de cada publicación semanal.
* Recibirás emails de cada publicación semanal