Mundo Comic: el universo que se expande

Por: #BorderPeriodismo

Hay fans, hay producción, y hay encuentros. El mundo de la historieta recuperó su buena salud en Argentina y año a año demuestra que es un fenómeno que crece. En la segunda mitad del 2015, tres convenciones reúnen a autores, editores y fanáticos en una apuesta por la viñeta nacional.   

Por Manuela Olim

En Rosario este domingo desfilarán por sus calles medio centenar de Stormtroopers. Y allí irán miles de personas (treinta mil, el año pasado) para verlos como parte de la Crack Bang Boom, convención de historietas que va por su sexto año de vida. Mientras, en el mundo virtual, se realiza un combate de dibujantes para la Comicópolis, que va por su tercer año y que enfrenta a los mejores nombres de ese arte para ver quién es el elegido del público y para calentar los motores de este 2015. Y  se prepara también la Argentina Comic Con, que desembarcó hace tres años también en el país demostrando que arde fuerte la pasión por la historieta y la cultura pop. Algo más, mucho más, que grupos pequeños que buscan joyas del género en galerías oscuras de sus ciudades. Algo que mueve pasiones, cultura y que necesitó de mucha organización para armarse como estas convenciones de comics que hoy tiene tres nombres importantes que abren sus plumas para lo que resta del año. Ese triángulo se forma así:

  La nueva forma de acreditar la SUBE y la facilidad para quienes tienen un CUD

Nacieron de la idea de Eduardo Risso y un grupo de historietistas rosarinos. Hoy, luego de seis años, reciben gente que viaja de todas partes del país a la capital santafecina para formar parte de cuatro días de fiesta comiquera. Los fanáticos buscan autos para compartir, se organizan en las redes, y llegan para pasar la jornada entre artistas, distribuidores y editores.

Se realiza en Tecnópolis y de alguna manera significa la legitimación del comic dentro de la política estatal. El objetivo, señalaban sus organizadores en la última convención, era que la historieta nacional volviera a ser industria.

Nació hace treinta años en Estados Unidos y hace tres que desembarcó en el país. Son una especie de tanque de las convenciones, con empresas organizadoras de eventos y editoriales líderes en el género que dan su apoyo. Aterrizaron con una leyenda que la precede.

  Cuadernos: Por qué Bonadio apunta contra Abal Medina

En las tres se cruzan invitados internacionales, guionistas, dibujantes, editoriales pequeñas y grandes,  cazatalentos y fans, que encuentran en esos días el paraíso donde las barreras se bajan y pueden estar cara a cara con quienes alimentan sus fantasías en cada viñeta. Claro que ellos mismos también son protagonistas y tienen su momento de gloria cuando pueden exhibir sus disfraces y participar en concursos de cosplay ¿Que qué es el cosplay? La unión de costume play (jugar a disfrazarse) Los cosplayers se visten como su personaje de historieta favorito. Algo que para los ajenos a esto puede parecerle una ñoñada pero que, en realidad, significa muchas horas de un esmerado trabajo de chicos y chicas que se las ingenian para lograr el disfraz perfecto y fiel hasta la obsesión en muchos casos. Observación, ingenio y artesanía. Armar el propio disfraz no es pavada.

En la década del 50 y 60, Argentina picaba en punta en producción de historietas. Luego ese universo se redujo pero hace unos años los tanques cinematográficos con superhéroes, en especial Iron Man, y el éxito de la serie The Walking Dead,  entre otros universos con zombies , reavivaron esa chispa. Volvió la atención, algo se despertó y ahí, en las convenciones, se produce la fiesta de ese mundo que a diario se celebra en revistas web, como Comiqueando, programas de radio como FAN, el programa, podcast como Marvelmanía, y en los fanzines que resisten.

  Zika: Científicos advierten que es peor el remedio que la enfermedad

La historieta es un terreno tan fértil que en el último tiempo despertó el interés de autores que se animaron a incursionar en ella. Sobre trata, inspirada en el caso de Marita Verón, Gabriela Cabezón Cámara  hizo Beya, ilustrada por Iñaki Echeverría; y Julián Gorodischer apuesta al periodismo en formato comic en Camino a Auschwitz y otros relatos de resistencia, con dibujos de Marcos Vergara.

Toda esa movida circula en las convenciones entre productores, autores y fans. La segunda mitad del año los reúne, pero es durante los 365 días que este mundo goza de buena salud, y por el momento, no pierde sus superpoderes.

 

Suscribite a nuestro newsletter
* Recibirás emails de cada publicación semanal
Notas relacionadas
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Con tu suscripción al Newsletter de Border Periodismo recibirás emails de cada publicación semanal.
* Recibirás emails de cada publicación semanal