Detrás del disco: “Let it be” – The Beatles

Let it be
Créditos: Let it be
Por: Agustina Orlando

Todo fanatico de los Beatles sabe que el último disco que grabaron fue “Abbey Road”, no “Let it be”. Esto puede ser de gran confusión para quienes no saben la historia detrás de su discografía, porque el último disco que salió a la luz fue “Let it be”. Salió a la venta un 8 de mayo de 1970, pero las grabaciones empezaron en enero de 1969 en los estudios cinematográficos Twickenham de Londres. Pero ante las problemáticas internas del grupo, todos decidieron dejarlo de lado por un tiempo, para poder ir en buenos términos al estudio y grabar el magnífico “Abbey Road”. Este se publicó en septiembre de 1969.

La grabación del disco es bien conocida por el documental que salió de la misma, en donde se expone la tensión que había entre los integrantes del grupo y los personajes que solían aparecer por ahí (Yoko Ono, Linda McCartney y más). Actualmente se conocen dos versiones; está la película de 1970, la cual fue parte del proyecto de este nuevo disco. Iba a ser llamada “Get back” y la idea era documentar los ensayos del aclamado concierto en la terraza y las grabaciones del disco. Por otro lado, actualmente está el nuevo documental “Get back” que saco Disney, a raíz de contenido inédito que se fue encontrado de aquellas grabaciones. No podría ser mejor graficado el momento que atravesaban los integrantes al grabar este disco que fue apartado por un tiempo.

 

Leé también: Maju Lozano contó que fue diagnosticada con autismo

 

El disco anterior a este, el “Álbum blanco”, fue uno muy caótico para el grupo inglés. Sus grabaciones sucedieron de manera individual, en donde cada integrante iba por su parte a grabar lo que tenían que grabar y se iban; no hubo tal colaboración entre ellos. Es así por lo que se permite ver cierta individualidad y anticipo de lo que sería la carrera solista de cada uno al separarse (la cual estaba por llegar). Ante esta situación, a Paul McCartney se le ocurrió que hacer un disco componiendo en conjunto, sumándole un documental, podría hacerle bien al grupo y a su unión. No podría estar más equivocado. También estaba la idea de hacer el famoso show en la terraza y filmar como se preparaban para el mismo. Pero las cosas ya estaban muy mal entre ellos, por lo que solo empeoró.

  La moda del voguing que invade la noche queer porteña

En el medio de la grabación, George Harrison decide dejar la banda ante el sentimiento de menosprecio por parte de sus compañeros. Esto es algo que George sintió por mucho tiempo y una de las grandes razones por la que quiso seguir por su cuenta. Volvió a los pocos días, pero no sin proponer ciertos cambios antes. En primer lugar, ante la poca calidez que tenían los estudios Twickenham, decidieron mudarse a los estudios de su empresa “Apple Corp”, en donde se respiraba un gran cambio de energía. A la vez, Harrison decidió invitar al tecladista Billy Preston a una sesión; muchos lo recuerdan como el mejor

día de toda la grabación. Ante la inocencia de Preston sobre los problemas internos, todos lograron relajarse y disfrutar de esa jornada. En los videos se nota como trajo un aire distinto al estudio, donde todo parecía volver a lo que fue en sus comienzos en Hamburgo.

  Del libro a la tele: el año de las series basadas en best sellers

Luego de la mejoría entre ellos, el 30 de enero se dió el concierto en la terraza del edificio de “Apple”; su primer concierto desde 1966, donde dejaron de tocar en vivo para pasar a ser una banda de estudio únicamente. Esto fue lo que les permitió experimentar más en sus grabaciones, logrando obras psicodélicas como “Sgt. Pepper ‘s Lonely Hearts Club Band» y «Revolver «. Fue su último show en vivo como los Beatles, pero nadie lo sabía.

Luego de las grabaciones, decidieron dejar el proyecto “Let it be” para empezar a grabar su último disco: “Abbey Road”. Este fue titulado tras el estudio que los vio crecer. Gran parte por la que el disco fue apartado fue porque no les gusto el trabajo que había hecho el ingeniero de sonido elegido: Glyn Johns. Esto fue así, hasta que tiempo después de su último disco, John Lennon contactó al productor Phil Spector para que agarre las cintas de “Let it be” y las empiece a mezclar y producir. Fue así donde introdujo su famoso muro de sonido, lo cual enfureció mucho a Paul McCartney porque dejó el disco diferente a lo que se imaginaban, perdiendo la idea principal. Tal fue su molestia que décadas después sacó “Let it be naked” (2003), en donde se pueden apreciar las canciones sin la intercepción de Spector; es un disco completamente distinto.

 

Leé también: Barrabrava: la ficción no supera a la realidad

 

  The Who: Los cincuenta años de “My Generation”

Con respecto al “Let it be” original, el mismo tiene 12 canciones que llegan a un total de 35 minutos de música. La portada del disco incluye cuatro fotos, una por cada integrante de la banda. No creo que sea casualidad que este cada uno por separado, en cuadrados diferentes. Probablemente reflejaba la situación de la banda para ese entonces. Si bien el producto final fue intervenido por Phil Spector, el productor durante las grabaciones fue George Martin, quien estuvo al lado de la banda desde el principio. Como ingeniero de sonido se eligió a Glyn Johns (que luego trabajaría con Led Zeppelin, The Clash y más). El disco iba a llamarse “Get back” en un primer momento, el cual surge de la idea de volver a sus raíces, al rock n roll.

Podríamos distinguir este disco en tres etapas; las grabaciones en Twickenham para la película que consistía en zapadas e improvisaciones, las grabaciones oficiales del disco en “Apple Corp” y el momento de mezcla por Glyn Johns y luego Phil Spector. Es un disco que se expuso a numerosas intervenciones y circunstancias. Aun así, logró sobrevivir y pasar a ser uno de los discos más emblemáticos de la historia.

Después de sacar este disco, se dió a conocer una de las noticias más tristes para la escena musical: los Beatles se separaban y no había vuelta atrás.

 

 

 

 

SEGUÍ LEYENDO:

 

Misión imposible: La fiesta del cine

 

Lali Esposito, la ansiedad y la salud mental como urgencia: «Vengo de pasar un momento

 

Barbie: Un fenómeno femenino imparable en taquilla

Suscribite a nuestro newsletter
* Recibirás emails de cada publicación semanal
Notas relacionadas
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Con tu suscripción al Newsletter de Border Periodismo recibirás emails de cada publicación semanal.
* Recibirás emails de cada publicación semanal