La otra brecha salarial: elegir trabajar de mamá

Si la disparidad de sueldos por género oscila en el 26% cuando se analizan caso de mujeres madres puede llegar al 49 o 50%. Licencias para parejas, la clave.
Por: Santiago Cámpora @santiagocampora

Un estudio reciente publicado por el Centro Atenea mostró que en nuestro país las mujeres ganan -en promedio- un 26% menos que los hombres. Esta brecha tiene su raíz en estereotipos bien arraigados en nuestra sociedad, donde se le asigna un pretendido rol “natural” a la mujer en el hogar y en las responsabilidades parentales.

Ahora bien, existe otra brecha relevante además de la de género, o mejor dicho hacia dentro de la misma y es la que tiene que ver con la diferencia entre el salario de las mujeres con niños a su cargo y las que no los tienen.

Desde la teoría, existen al menos dos corrientes explicativas para estas diferencias. En primer lugar, está la visión “racionalista” que justifica las divergencias salariales en un menor grado de capital humano o conocimiento acumulado producto de las interrupciones laborales que el cuidado parental puede ocasionar. Según el mismo enfoque, la opción por trabajos part-time o de menor responsabilidad servirían para explicar una menor remuneración relativa.

Una familia tipo gasta alrededor del 12% de su ingreso neto en el cuidado de sus hijos

En segundo lugar, el enfoque “sociológico” atribuye una mayor responsabilidad a los empleadores, quienes trasladan sus estereotipos sociales a sus decisiones de contratación y promoción, generando discriminación hacia la mujer. Junto a ellos, el Estado, al no brindar legislación acorde o promover la infraestructura y los servicios de cuidados para niños, propaga la desigualdad.

  No querés mandar a tu bebé al maternal? Enterate qué son los jardines rodantes

Si bien no existen estudios específicos para nuestro país, en el año 2011 el Instituto de Estadísticas de la India publicó una investigación que arrojó que, para países en vías de desarrollo, la brecha de la maternidad puede oscilar entre el 40% y el 50% y que va incrementándose con la cantidad de niños a cargo.

Investigaciones recientes nos muestran que la brecha de género salarial entre hombres y mujeres se intensifica a partir del momento en que las mujeres se hacen responsables del cuidado de un niño. En Dinamarca, por ejemplo, la maternidad explicaba el 80% de la brecha salarial de género para el año 2013.

De esta forma, y si bien la incorporación de las mujeres al mercado laboral desde la década de 1970 a la actualidad ha sido muy importante, creciendo para los países desarrollados de una participación de alrededor del 45% al 72% en la actualidad, restan muchos aspectos que solucionar en pos de lograr una verdadera igualdad.

Entre algunas de las medidas que han adoptado distintos países para ayudar a mitigar estas situaciones se encuentran la ampliación de los tiempos para cuidados parentales, la provisión de servicios de guarderías de edad temprana y la promoción del trabajo flexible.

En Dinamarca, por ejemplo, la maternidad explicaba el 80% de la brecha salarial de género para el año 2013

La política de extender las licencias pagas por maternidad ha demostrado tener efectos positivos en el objetivo de que las mujeres retornen al mercado laboral, sin embargo, no ha sido tan fructífera en mitigar las diferencias salariales.

  Piden la detención de Aníbal Lotocki por intento de homicidio

Es que la clave para romper este desequilibrio tiene mucho que ver con lograr que los padres se involucren más en los cuidados parentales, por eso algunos países han optado por incentivar esta conducta, otorgando tiempo extra de licencia para aquellas parejas que opten por compartir el tiempo de cuidado de sus hijos.

En la Argentina se han presentado algunos proyectos de ley que promueven la ampliación de las licencias para cuidados parentales. Actualmente, la licencia para la persona no gestante es de tan sólo 2 días y existe un proyecto de ley promovido por el oficialismo que plantea su ampliación a 15 días, mientras que proyectos alternativos proponen elevarla a 30.

Otro aspecto fundamental para mitigar la desigualdad salarial de la maternidad es la adecuada provisión y accesibilidad de servicios de cuidados para niños. En este aspecto, es imprescindible el accionar del Estado, ya sea mediante su provisión directa o mediante subsidios que hagan posible hacer frente a esta erogación, que en muchos casos no es menor: para el promedio de los países de la OCDE una familia tipo gasta alrededor del 12% de su ingreso neto en el cuidado de sus hijos.

  Ahorristas de Wenance alertan por un nuevo esquema Ponzi y denuncian estafa

Finalmente, en muchos países la legislación y/o los acuerdos colectivos que promueven el trabajo flexible, ya sea en la forma de jornadas reducidas o “teletrabajo” han probado ser una forma exitosa de retener a la mujer en el mercado laboral, e incluso incentivar su incorporación, disminuyendo la “penalidad” de la maternidad.

De todos modos y más allá de la trascendencia de este tipo de medidas, surge inevitable generar un cambio cultural profundo en nuestras sociedades que pueda vencer los estereotipos. Para alcanzar mayores niveles de igualdad, es necesario contrarrestar activamente las visiones conservativas sobre roles estáticos para mujeres y hombres respecto al cuidado de los niños, de manera que no se terminen replicando en las prácticas de contratación y promoción de los empleadores.

 

Suscribite a nuestro newsletter
* Recibirás emails de cada publicación semanal
Notas relacionadas
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Con tu suscripción al Newsletter de Border Periodismo recibirás emails de cada publicación semanal.
* Recibirás emails de cada publicación semanal