Peter Robledo: «Muchachos peronistas, ya pasó su turno» (Nota de Opinión)

Por: Peter Robledo @Piter_Robledo

No podemos dejar de destacar la importancia que tuvo, tiene y tendrá la decisión de la UCR de acompañar a nivel nacional el acuerdo con el PRO para competir en internas a menos de medio año de las elecciones presidenciales.

Por Peter Robledo (@piter_robledo)

La conformación de este gran frente opositor integrado por tres partidos distintos pero ideológicamente cercanos, es un suceso importantísimo que hay que celebrar, porque nos permite sacar conclusiones de la Argentina que se viene, donde cada uno pueda aportar desde lugares diferentes, con ideas que contribuyan a ayudar a todos, basados en ejes de trabajo compartidos como la seguridad, la lucha contra la corrupción, el respeto por las instituciones o la estabilidad y el crecimiento económico del país y de cada ciudadano.

No queremos volver a mirar hacia atrás con palabras de contenido vacío y obras que nunca se llevan a cabo, sino mirar hacia adelante, sabiendo que el diálogo construye y el disenso fortalece, porque en esos debates es donde se puede apreciar que los que piensan distinto muchas veces se pueden poner de acuerdo para de una vez por todas no estar pensando en el rédito político sino en el futuro de nuestro país.

  El artilugio de Massa para debatir y aprobar Ganancias sin el oficialismo

El objetivo de este acuerdo va a lograr que quien se proclame ganador de las primarias, compita como un candidato opositor fortalecido, referente de todo el arco opositor, referente de aquellos ciudadanos que a lo largo de esta década no han aprobado las decisiones unilaterales que tuvo el Gobierno Nacional, y posicionándose como una alternativa real para poder gobernar el país.

Esta alianza rompe con el mito de que es imposible gobernar sin peronismo, y por eso el oficialismo intenta instalar un paralelismo con el gobierno de la Alianza y el 2001. Lamentablemente, los intentos desesperados por trazar la analogía con el 2001 no solo son falsos, sino que además son incongruentes con los resultados de éxito que las alianzas y coaliciones han tenido en varios países de Latinoamérica. Podemos mencionar como ejemplos a la Concertación en Chile (1989) y o el Frente Amplio en Uruguay (2004). Y aquí hay un dato llamativo: la probabilidad de éxito de las coaliciones está basada en mayor medida por las preferencias ideológicas que comparten a la hora de tomar decisiones estratégicas. El gobierno de la Alianza fracasó no solo por la mala conducción del gobierno sino porque nuevamente se encontraba allí en la sombra un peronismo que no podía ver gobernar a otros e hizo lo posible e imposible no solo para no ayudar sino también para debilitar.

  El polémico mensaje de Dady Brieva sobre la marcha contra el Gobierno

Sí muchachos, ya tuvieron su turno: estuvieron estos últimos 25 años jugando a ser camaleones tratando de transformarse en un peronismo que no sigue convicciones políticas y sino convicciones coyunturales. Entiendo que estén un poco nerviosos, pero me puedo tomar el atrevimiento de preguntarles algo ¿no es hora que piensen alguna vez en el bienestar del país en vez de seguir queriendo acumular poder? No les pido que aplaudan a sus opositores pero tengan al menos el honor de jugar limpio y fortalecer a la democracia pero no dichos sino con hechos.

“Una de las cosas más difíciles de la tarea de gobernar es encontrar a los hombres con capacidad para realizarla”  decía el general Perón; ¿Se entiende?.

Suscribite a nuestro newsletter
* Recibirás emails de cada publicación semanal
Notas relacionadas
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Con tu suscripción al Newsletter de Border Periodismo recibirás emails de cada publicación semanal.
* Recibirás emails de cada publicación semanal