La Policía de Santiago del Estero detuvo este lunes a una ambulancia que transportaba fernet y gaseosas para el hijo de un intendente.

De acuerdo con el chofer de la unidad, el «bagayo» era un encargo del descendiente de Héctor Ibañez, jefe municipal de la ciudad de Añatuya.

La ambulancia trasladaba además a tres pacientes y dos acompañantes. Sin embargo, y como es de suponer, dicho automóvil solo está habilitado para transportar a personas con algún problema de salud.

El conductor del vehículo municipal fue identificado por las fuerzas de seguridad, con el nombre de Humberto David Castillo, de 37 años.

Diez cajas de fernet y once packs de gaseosas

Diez cajas de fernet y once packs de gaseosas

El hecho ocurrió en la Ruta Nacional 34, en el marco del control sanitario que tiene el objetivo de verificar el cumplimiento de las medidas de bioseguridad impuestas por la provincia para evitar el avance del coronavirus.

Leer más: Un objetivo posible y enriquecedor: enseñar a nuestros hijos a explicar sus emociones en cuarentena

¿Qué pasó con las botellas?

Luego de la detención del auto, Jacqueline Macció, representante del Ministerio Público Fiscal de la Circunscripción Banda y Robles, fue informada del llamativo suceso.

Tras ello, ordenó el secuestro de todas las bebidas, que le serán entregadas a su dueño si se presenta con la factura de compra correspondiente. También deberá contar con un auto con el que pueda trasladar el «equipaje».

Leer más: Morir en tiempos de COVID: fotoreportaje en la Chacarita

Hasta que eso ocurra, las diez cajas de fernet y los once packs de gaseosas, «dormirán» en la sede de la Comisaría Comunitaria Nº 12.

En otro orden, Macció ordenó que la ambulancia no detuviera su curso y que siguiera su viaje, para evitar mayores perjuicios en la salud de los pacientes que estaban siendo transportados.

Héctor Ibañez es intendente de la localidad de Añatuya desde agosto de 2018. Añatuya es la ciudad cabecera del departamento General Taboada, Santiago del Estero.