Mariel Suárez, jueza chubutense, fue descubierta en el Instituto Penitenciario de Trelew besándose con el condenado a perpetua  Cristian “Mai” Bustos. Incluso ella misma integró el tribunal que condenó a Bustos por asesinar a su hijastro y acribillar a un policía en la balacera que se dio como consecuencia de su fuga.

Por la trascendencia que tomó el video en las redes sociales, la jueza salió a desmentir y aclarar lo que estaba haciendo con el reo al momento de esa grabación: según sus propios dichos, la escena retratada forma parte de un «trabajo académico». Además, negó tener un vínculo con Bustos y afirmó que «no es real, no hubo un beso». «Es la segunda vez que lo veo, la primera fue en el juicio«.

Suicidios, la tragedia silenciosa de la Policía bonaerense

A su vez, la jueza contó que le da «lastima» la gente que analiza el video «fuera de contexto» y destacó que se trata de una simple «relación laboral«, ya que ella «escribe a nivel periodístico e internacional” y esta vez lo va a hacer sobre la historia de Bustos.

En la entrevista, la chubutense admitió que, en el momento del enjuiciamiento del ahora condenado, la historia le pareció creíble y por eso votó «por una pena menor».

Jueza

EL LIBRO DE LA JUEZA

El trabajo académico al que aludió Suárez es un libro sobre la historia de «Mai». El nombre del texto sería ´Los cuatro de Corcovado´”

Cuarentena: Asuntos Internos abrió 159 sumarios por abusos de la Bonaerense y no indagó a ningún policía

Luego, agregó: “Esto sale de los testimonios que se brindaron en debate y estas circunstancias fueron las que me llamaron la atención para, además de dictar mi sentencia y votar en disidencia, poder escribir la historia de esta persona. No solo de esta persona, sino la de su familia, la de Corcovado, la de sus hermanos”.

De acuerdo con su relato, el libro en cuestión planea contar la versión completa del condenado y toda su historia, que para la jueza es «creíble»: “Él estaba muy contento por poder contar por primera vez qué fue lo que pasó”.

A pesar de la polémica y las críticas que recibió a través de las redes sociales y los medios de comunicación, la jueza ratificó que va a «seguir adelante con el proyecto»: “Lo hice en mi rol de investigadora periodística. Tengo derecho a hacer un libro», concluyó.

EL VIDEO