Velorio de Maradona: la interna de Seguridad detrás del escándalo en Casa Rosada

Aunque el gobierno trató de minimizar la invasión a Casa Rosada durante el último adiós al ex futbolista, #BORDER pudo saber que seis días antes le habían bajado el rango a la custodia presidencial de la Policía Federal y que luego no aceptaron la renuncia del titular de la Casa Militar. Internas en la cúpula de Seguridad tras el escándalo. El cruce entre las fuerzas.
Velorio de Maradona: la interna de Seguridad detrás del escándalo en Casa Rosada
Créditos: Velorio de Maradona: la interna de Seguridad detrás del escándalo en Casa Rosada
Por: Emiliano Russo

Seis días antes de que tomaran el Patio de las Palmeras durante el velatorio de Diego Maradona, con Alberto Fernández y Cristina Kirchner presentes en Casa Rosada, el ministerio de Seguridad le bajó el rango a la Superintendencia de Seguridad Presidencial, con menos recursos y asimilándola a otra estructura de la Policía Federal.

Los graves incidentes registrados después de las 15.30 de aquél 26 de noviembre, cuando los restos del mejor jugador de todos los tiempos que descansaban en la Galería de los Patriotas tuvieron que ser trasladados junto a sus deudos al Salón de Pueblos Originarios por seguridad, provocaron serios cuestionamientos internos. Pero el Ejecutivo, en un operativo de “control de daños” que comenzó durante la tarde de ese mismo jueves prefirió no echar nafta a la hoguera y evitó eyectar a algún responsable del operativo tanto de Casa Militar como de la Policía Federal, esta última dependiente de la cartera administrada por Sabina Frederic.

  Tras la fuga de la exministra ecuatoriana, Alberto Fernández se mostró con Rafael Correa

A las pocas horas del bochorno, según se pudo averiguar, el coronel de Caballería Alejandro Guglielmi, jefe de la Casa Militar, le presentó su renuncia a Julio Vitobello. El amigo presidencial que tiene a su cargo la Secretaría General no se la aceptó. Sí hubo algunos cambios operacionales menores: desde principios de diciembre los efectivos de la fuerza recorren con regularidad las galerías del Patio de las Palmeras.

Es que para los viejos conocedores de Casa Rosada lo sucedido aquella tarde fue inédito: hubo gas pimienta lanzado en la explanada Balcarce por agentes federales que no pudieron evitar que la turba irrumpiera a la sede gubernamental. El fluido lacrimógeno, como no pasaba desde 20 de diciembre de 2001, se coló hasta el primer piso del edificio generando malestar en algunos trabajadores. “Tampoco se puede comparar con los Patios Militantes (entre 2013 y 2015) de Cristina. Era un bardo controlado. Acá entraron por la fuerza”, explicó un antiguo trabajador de Balcarce 50. En la Policía Federal, a cargo del ministerio de Seguridad, tampoco hubo cesantías. Sí algunos reproches internos hacia su titular, Frederic, ya acostumbrada a las peleas intestinas del Frente de Todos por sus cruces con Sergio Berni, el mediático ministro de Axel Kicillof.

  Lujos y hotel cinco estrellas para la comitiva de Alberto Fernández en Bruselas

Lo cierto es que el 20 de noviembre se decidió en Seguridad un cambio un tanto polémico hacia el interior de la fuerza. Se disolvió la Superintendencia de Seguridad Presidencial, cuya sede estaba en Casa Rosada y tenía a su cargo toda la logística de la custodia del jefe de estado, y se la transformó en dirección general. Se había creado a finales de 2017 cuando la cartera era gestionada por Patricia Bullrich. “Quedó como dirección general dentro de la Superintendencia de Seguridad y Custodias”, reconoció un funcionario consultado por #BORDER. A cargo de la nueva dependencia, fue designado el comisario mayor Eduardo Francescutti, que venía de desempeñarse en la seccional Rosario de la fuerza.

Una fuente con conocimiento de la vida interna de la Policía Federal explicó que “se disolvió una superintendencia pero en los hechos se le bajó el rango ya que quedó subsumida en otra superintendencia. Deja de ser un comando para estar dentro otro. En el ministerio habrán considerado que se debía hacer una reducción de estructura, ya que tendrá menos recursos”.

  Alberto Fernández hizo volar al helicóptero oficial hasta la cancha de Ferro por una entrevista

Aún quedan dudas sobre las motivaciones que decidieron a las autoridades a realizar tales cambios. Frederic desde su asunción quiere darle otra impronta a su ministerio, diferenciándolo del que conducía Bullrich con la «doctrina Chocobar» (por el policía que disparó por la espalda a un ladrón que había apuñalado a un turista estadounidense en La Boca).

Suscribite a nuestro newsletter
* Recibirás emails de cada publicación semanal
Notas relacionadas
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Con tu suscripción al Newsletter de Border Periodismo recibirás emails de cada publicación semanal.
* Recibirás emails de cada publicación semanal