Tras el discurso por los 100 años de YPF, la vicepresidenta Cristina Kirchner reapareció en un acto sindical llevado a cabo por los delegados de la Central de Trabajadores de la Argentina (CTA) en el partido bonaerense de Avellaneda, que la tuvo como principal oradora por la celebración del Día de la Bandera.

El discurso de Kirchner fue contundente contra el Gobierno de Alberto Fernández, empresarios, el poder judicial y funcionarios varios, lo que elevó las tensiones internas que parecían apaciguarse lentamente tras la polémica renuncia de Matías Kulfas. Entre los mensajes más fuertes, se dirigió al presidente diciendo: «Ganar las elecciones para no cambiar nada… mejor quedarse en casa».

Leé también: Marziotta propone que la formación de género en los partidos políticos sea obligatoria

Por otro lado, expresó que percibe un «festival de importaciones» y destacó que le «importa un pito» quedar bien con los funcionarios del gobierno. Más polémico fue el momento en el que criticó al Poder Judicial, afirmando que ahora es el «Partido Judicial”, porque el Poder «ya no existe».​

«Si tenés una empresa multinacional de la magnitud de Techint, si aparte tenés la posibilidad de hablar con sus directivos, pedile que los 200 millones de dólares que le tienen que pagar a su subsidiario en Brasil la financien ellos o pidan un crédito en Brasil y entonces no tengo que darle 200 millones de dólares a 127 pesos el dólar para que me importe«, arremetió nuevamente la vicepresidenta sobre la licitación del gasoducto Néstor Kirchner, tras los dichos en la celebración de YPF.

«Estas cosas son también usar la lapicera. No hace falta pelearse, ni agarrarse de los pelos», aseguró Cristina Kirchner en referencia al pedido que le había hecho a Alberto Fernández. «Esto es tener funcionarios y funcionarias que funcionen, que se sienten a discutir, no hay que agacharles la cabeza, tampoco pelearse, hay que discutirle, sugerirles orientaciones. Nosotros no teníamos acceso a los mercados de capitales, pero en ese momento la regulación monetaria o cambiaria te permitía sacar hasta 2500 dólares por mes. Hoy son 200 dólares y tenemos problemas«, detalló.

Cristina Kirchner

Leé también: Corrientes: Un subteniente del Ejercito Argentino falleció tras la fiesta de iniciación

Ante esto, Cristina Kirchner mostró su enojo: «No me interesa quedar bien con ningún funcionario. Me importa un pito. A mí me importa quedar bien con la sociedad, con los que nos votaron. A eso no voy a renunciar», exclamó.

«Entre enero del 2021 y marzo de 2022 salieron del país 1.847 millones de dólares de importaciones autorizadas por jueces y fiscales con amparos. Más de 6.500 expedientes judiciales de amparos», arremetió contra el judicial. «Si las necesidades son del pueblo no hay derecho, justicia, fiscal ni jueces. Si la necesidad es de los poderosos, hay jueces, fiscales, defensores, lo que haya. Esto es hoy el partido judicial. No digo más Poder Judicial porque no hay más: hay partido judicial».

«Tengo expectativas de que puedan reencausar y reenderezar las cosas, pero tenemos que ponernos de acuerdo cuál es el criterio para hacer estas cosas», aseveró. Y agregó: «Que nadie se preocupe que la unidad del Frente de Todos nunca estuvo ni estará en discusión. Esto que quede muy claro«.

 

Además:

Delicada situación en la Bonaerense: 20 policías se suicidaron en lo que va del año