La Realeza Británica no para de generar noticias polémicas y escandalosas. Según una noticia publicada por el periódico Sunday Times, en octubre de 2013 la familia de Osama Bin Laden, señalado como responsable de los atentados que el 11 de septiembre de 2001 hicieron caer las Torres Gemelas en la ciudad de Nueva York, le donó a la fundación benéfica The Prince of Wales’ Charitable Fund (PWCF según sus siglas en inglés), que encabeza el Príncipe Carlos, heredero de la corona de Isabel II, un millón ciento noventa mil dólares.

Leé también: Massa: “No soy super nada, ni mago, ni salvador»

La dádiva fue realizada por Bakr y Shafiq bin Laden, medio hermanos de Osama bin Laden. Según fuentes no mencionadas por el Sunday Times, asesores de la Casa Real y miembros de su fundación le recomendaron a Carlos no aceptar el dinero por las implicaciones mediáticas. Por otro lado, un vocero de Clarence House, la oficina del príncipe de Gales, confirmaron la noticia indicando que se trataba de una donación para la PWCF y no un monto directo para el Príncipe Carlos.

La relación entre Bakr, la persona más influyente de la familia Bin Laden, y Carlos surge en 2000, cuando luego de cruzarse en una exhibición en Londres, Carlos es invitado por Bakr a una cena en Riyad, durante su gira por Arabia Saudita. Pero el hecho más desafortunado a la luz de la historia es que dos semanas antes del 11 de septiembre de 2001 Bakr invitó a Carlos a la cena anual del Centro de Estudios Islámicos de Oxford, organismo financiado por la familia Bin Laden.

Para colmo de males, Carlos admitió haber tenido una charla privada con Bakr el 30 de octubre de 2013. Esa conversación a priori genera sospechas, ya que no se encuentra registrada en la bitácora real, algo que viola los estrictos protocolos de la Realeza.

Bakr bin Laden, junto a otros empresarios, políticos y funcionarios saudíes, fueron encarcelados en lo que se llamó la Purga Saudita, entre los años 2017 y 2019, que encabezó el comité anti corrupción liderado por el príncipe heredero Mohammed bin Salman, por miedo a un posible golpe o para desconcentrar el poder. Durante su reclusión, Bakr fue obligado a ceder al estado de Arabia Sauditaun porcentaje de los activos personales, que pertenecían al grupo Bin Laden

Leé también: El Gobierno pagará hasta $ 70 millones para tomar fotos aéreas de barrios populares

Bakr fue liberado, junto a varios “purgados”, luego de las presiones internacionales que surgieron luego de la muerte del periodista disidente Jamal Khashoggi en el interior del consulado de Arabia Saudita en Estambul en 2018. Su muerte a manos de agentes sauditas desató indignación mundial.

¿Qué es la PWCF? La fundación del Príncipe Carlos

La Prince of Wales’ Charitable Fund fue fundada en 1979 por el Príncipe Carlos, y se encarga de apoyar proyectos y organizaciones sin fines de lucro de:

  • Patrimonio y Conservación
  • Educación
  • Salud y Bienestar
  • Inclusión social
  • Cuidado del Medio Ambiente

Según su página oficial, la fundación otorgó en mayo de 2022 más de 90 mil libras a más de 40 organizaciones sin fines de lucro, mayoritariamente de la Commonwealth.

Leé también: ¿En qué lugar del ranking exportador de granos del mundo esta la Argentina?

En noviembre del año pasado el presidente de la PWCF e íntimo amigo de Carlos, Michael Fawcett, renunció a su cargo, ya que se supo que la Casa Real británica otorgaba la ciudadanía británica y honores reales a cambio de donaciones.

A través de cartas filtradas a la prensa, quedó en evidencia que las donaciones del ex primer ministro de Catar Hamad bin Jassim bin Jaber Al Thani eran para que la Casa Real le otorgue la ciudadanía y el cargo honorario de Commander of the British Empire (Comandante del Imperio Británico, CBE según sus siglas en inglés).

Fawcett se vio obligado a dar un paso al costado, al mismo tiempo que se publicaba su salario en la fundación: 95 mil libras al año.

 

Además:

Israel: de la hiperinflación a la estabilidad