Tal como lo había adelantado el referente del Polo Obrero (PO), Eduardo Belliboni, en estas fechas relevantes a nivel futbolístico, las movilizaciones se harán después de que juegue la Selección, y así ocurrió este martes donde organizaciones sociales se movilizaron desde el Ministerio de Desarrollo Social -sobre la avenida 9 de Julio y Belgrano- al Ministerio de Trabajo -en Alem al 600-.

Esta vez le tocó a Kelly Olmos, la titular de Trabajo: Los piqueteros de Unidad Piquetera y del Polo Obrero exigieron mejoras salariales, bonos de fin de año y un incremento mayor para los jubilados: «Vamos por la comida, las herramientas y por un salario que le gane a la inflación», dijo Unidad Piquetera en la antesala a la movilización.

Leé también: La oposición denunciará a Sergio Berni por enriquecimiento ilícito y lavado de fondos

A estos reclamos puntuales se les suma la exigencia a la CGT y la CTA de implementar un paro general «para apretar al Gobierno» ante la crisis económica y social.

El reclamo de Unidad Piquetera es que «las organizaciones de la clase trabajadora rompan con el Gobierno y convoquen un paro nacional y un plan de lucha por el salario y todos los reclamos», indicaron.

Los sindicalistas continúan rechazando la petición de las organizaciones mencionadas y, en cambio, se sumaron en el Consejo del Salario esta tarde, junto a otros gremios cercanos al kirchnerismo.

«La burocracia de la CGT y la CTA es responsable de esta situación. No tienen ningún mandato para representar a nadie en esa reunión, donde van a pactar nuevamente un salario de hambre», denunciaron las organizaciones que presionan desde afuera del Ministerio para que los salarios logren ganarle a la inflación. Para que esto suceda, el piso mínimo (el SMVM) deberá ser de $139.738.

La petición de los máximos referentes de las organizaciones es que, desde la CTA y CGT opten por tomar medidas como las de gremio de neumáticos (SUTNA) quienes paralizaron el país por varios días hasta que se les otorgó un importante incremento: «La Unidad Piquetera se moviliza en unidad con el Plenario del Sindicalismo combativo y sindicatos y comisiones internas independientes. Vamos por un salario mínimo de $139.738, por el 82% móvil para las jubilaciones y por trabajo genuino y por convenio», señaló también UP.

Leé también: Los cargos políticos crecieron un 140% durante la gestión de Kicillof

Además, en diálogo radial con Delta 90.3 Eduardo Belliboni volvió a cuestionar el manejo de la cartera de Victoria Tolosa Paz: «El Ministerio de Desarrollo Social no cumple con cosas tan elementales como la comida. Además, el salario mínimo y la jubilación mínima son demasiado bajos, la gente depende de los planes sociales».

En otro tramo de la entrevista cuestionó a los gremios sindicales por desoír sus reclamos: «No sabemos qué reclamo va a hacer la CGT ante las patronales y el Gobierno. ¿Es una central obrera? Tienen que luchar por el salario», planteó.

Actualmente, la canasta básica alimentaria (CABA) para una familia de cuatro integrantes -compuesta por dos adultos y dos menores- tiene un monto mensual de $62.106 para no estar por debajo de la línea de la indigencia, y el salario mínimo pactado hasta el mes pasado ($54.550) no llega a cubrirla. Además, para no ser considerado pobre el ingreso debería haber sido mayor a $139.738, monto que duplica ampliamente el salario mínimo actual.

«Con un salario mínimo cada vez más lejos de la canasta de pobreza, y con más del 50% de la población activa en situación de precariedad laboral, el Gobierno insiste en profundizar un ajuste sobre los que menos tienen», comentó Silvia Saravia, coordinadora y referente de Barrios de Pie.

 

 

Además:

Corrientes: Alumnos drogaron a una profesora por ser “muy exigente”