Este martes, el sacerdote Tulio Mattiusi y el portero Anselmo Ojeda fueron condenados a 15 años de prisión por el Tribunal Oral en lo Criminal N° 2 de San Nicolás. Ambos habían abusado sexualmente de 5 nenes en el jardín Belén de San Pedro en el año 2017.

Por aquel entonces, las víctimas tenían entre 3 y 5 años cuando sufrieron los abusos, que sucedían en el interior de la institución, tanto de forma individual como colectiva.  Los abusadores fueron encontrados culpables por los hechos catalogados como  “abuso sexual simple agravado”.

Quién es Salvador Ramos: El tirador que mató a 14 niños en una primaria de Texas

En un juicio que se extendió por más de tres horas, se determinó que el cura y el portero permanecerán en prisión domiciliaria hasta que la sentencia quede firme. Mientras tanto, la preceptora María Luján Rubíes, también sospechada por los abusos, fue finalmente absuelta por el Tribunal.

Tulio Mattiusi, cura de 46 años, ya se encontraba privado de su libertad bajo prisión domiciliaria, teniendo como agravante la figura de “ministro de culto”. Tanto Ojeda como Rubíes, por su parte, eran los que debían velar por los nenes cuando ocurrieron los abusos: “Mantenían contacto con los menores y debían velar por su bienestar y cuidado”, explicó la Justicia.

Abusos

Gracias a que una madre notó señales de alarma en el cuerpo de su hija de 4 años, los demás casos comenzaron a salir a la luz. La menor había comenzado a tener actitudes extrañas, cuando le dijo a la madre: “¿Querés que te haga pis en la boca como en el jardín?”. A partir de allí, la mujer comenzó a buscar explicaciones en la institución, pero nadie le daba respuestas.

Elecciones en Tucumán: escándalo por denuncias de abuso sexual a periodistas en la Gobernación

Desde entonces, casos similares comenzaron a surgir en otros niños de edades cercanas, hasta que la Justicia decidió intervenir tras las reiteradas denuncias. Las aberrantes declaraciones de los hechos fueron recabados y en 2018 se detuvo a los sospechosos. 

Por medio de una cámara Gesell, los cinco menores contaron los abusos dentro del establecimiento, que confirmaban las sospechas de todas las familias y la Justicia. Incluso, se pudo conocer que los hechos se daban en muchas ocasiones de “forma colectiva” en el jardín: Los abusos se daban con “los otros compañeritos como testigos” y se producían en “la zona de baños, cocina, patios, SUM y dentro de la Iglesia San Roque, contigua al jardín, donde el cura Tulio Mattiussi oficiaba como sacerdote”, explicó el fiscal Hernán Granda.

 

Con información de TN

Además:

Tras la exclusiva de Border, Berni da marcha atrás con la compra del avión de 7 millones de dólares