A horas de asumir como el nuevo presidente de Brasil, Luiz Inacio “Lula” da Silva decidió dar comienzo a su mandato con la firma de más de una decena de decretos, entre ellos la suspensión de la política sobre adquisición de armas y el retiro inmediato del programa de privatizaciones de la petrolera Petrobras. En un discurso previo, el nuevo mandatario anticipó al Parlamento sus decisiones.

Leé también: Habló Donda: «Las críticas que tengo con parte del Gobierno no las escondo»

De esta forma da inicio a su tercer mandato al frente del país vecino, donde ya comenzó a dejar atrás las políticas de su antecesor y rival electoral de extrema derecha, Jair Bolsonaro.

A su vez, extendió con los decretos la decisión de Bolsonaro de eximir de impuestos federales a los combustibles, medida que el expresidente había impuesto para bajar el coste de los mismos.

La distancia con el anterior gobierno la marcó en principio con la suspensión del registro de nuevas armas que podían adquirir los civiles. Al mismo tiempo suspendió la autorización para la apertura de nuevos clubes de tiro y redujo la cantidad de armas que un civil puede portar en su hogar, de seis a tres: “Brasil no necesita armas en manos del pueblo”, dijo Lula, según lo dio a conocer Télam.

El presidente recién asumido también decretó reestablecer el funcionamiento del Fondo Amazonía, el cual se había paralizado desde el primer año de mandato bolsonarista, al mismo tiempo que Alemania y Noruega detuvieron las donaciones tras la extinción de los comités gestores de recursos.

Leé también: Otra renuncia para Alberto: El titular de la Oficina Anticorrupción dimitió de su cargo

Además de la continuación de las medidas sobre los combustibles, Lula decretó una reestructuración del gobierno con un claro aumento de ministerios, de 23 a 37. Entre otros, creó el Ministerio de la Igualdad Racial y de Pueblos Indígenas. A su vez, relanzó el Ministerio de la Mujer

Por otro lado, volvió a llamar “Bolsa Familia” al plan Auxilio Brasil, programa que otorga 600 reales a aquellos sectores de la población con más necesidades.

En el sector de la educación también tomó otras decisiones, donde determinó derogar un decreto que permitía escuelas especiales dirigidas sólo a estudiantes con discapacidad y otro que trata de la participación social en la discusión y elaboración de políticas públicas.

EL ENCUENTRO DE LULA CON ALBERTO

En las próximas horas, el presidente Alberto Fernández se reunirá con Lula Da Silva tras presenciar el día de ayer la asunción de su colega. El mandatario argentino ya había expresado en C5N que «Lula es un hombre de una enorme experiencia, elegido por tercera vez presidente”, determinando que la relación entre Brasil y Argentina será de “profunda hermandad” en el futuro cercano.

En la misma entrevista televisiva, Fernández expresó que “Lula es casi el Perón brasileño. Perón fue el único votado tres veces presidente» y añadió: «Tiene una enorme talla política, entiende muy bien los problemas del presente y los cuidados que hay que tener en el futuro».

 

Además:

Lo mejor de la cultura pop 2022: De «Gran Hermano» hasta «Argentina, 1985»