El jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, evaluará esta semana el impacto de las medidas dispuestas el último 22 de mayo para determinar o no su continuidad a partir del próximo lunes. Entre ellas, se cuenta la suspensión de las clases presenciales.

La decisión de la Ciudad fue cancelar el dictado de clases en estos tres días hábiles, a contramano del resto de los distritos. Según alegan desde la sede de Parque Patricios, el objetivo era «no estresar el sistema» por el cambio brusco que implicaba el pase de la bimodalidad a la virtualidad total. En compensación, el gobierno optó extender el cierre del ciclo lectivo al 22 de diciembre para recuperar los días «perdidos» esta semana.

Estafa 4.0: vacían cuentas y otorgan créditos falsos a clientes del Banco Galicia

«Seamos responsables en llevar tranquilidad y certeza a las familias, porque asegurar que el 31 de mayo, el día 10, volveremos a la presencialidad en regiones de gran complejidad sanitaria como el AMBA, es no tener en cuenta los indicadores epidemiológicos que exceden el campo educativo, depende del campo epidemiológico», dijo Nicolás Trotta, ministro de Educación nacional, el último fin de semana.

Uno de los escenarios posibles que está en análisis es que los alumnos del nivel primario regresen a las aulas (si la situación epidemiológica lo permite) y los estudiantes secundarios continúen exclusivamente con la virtualidad.

Berni lanza su partido propio y proyecta un armado nacional

En tanto, del otro lado del AMBA, la gobernación de Axel Kicillof informó que los colegios no abrirán hasta, por lo menos, el 13 de junio. En el resto de la provincia, solo podrán volver a las aulas los partidos bonaerenses que se encuentren en fase 3 y 4 del aislamiento.

SS

Con información de Infobae y TN

Además: 

Una “Jirafa” al lado del Presidente: el kirchnerismo le acercó un “custodio informal” a Alberto por su seguridad

Cuatro claves para hablar con los niños sobre cómo hacer un duelo